miércoles, 11 de diciembre de 2013

Un látido, un recuerdo

Algo suena,
un latido, una esperanza.
Un halo de vida surge.

Mi vida se pierde, los recuerdos se van. Las personas que atesoraban mis recuerdos van desapareciendo poco a poco, sus recuerdos, mi vida, sus vidas se van.

Pero me niego a desaparecer, aún queda tiempo, aún puedo crear más recuerdos, sembrarlos en otras personas y con ellos perdurar. 

Aquí  y ahora inicio esa nueva siembra, tu que me lees llévame contigo y hazme perdurar, aunque solo sea por unos segundo en tu memoria, en tus recuerdos.

A aquellos que se fueron, seguís vivos en mis recuerdos, y allí seguireis mientras se ecuche un látido en mi pecho

No hay comentarios: