miércoles, 26 de diciembre de 2007

La espera termino

Si, finalmente el camino llegó a su fin, no fue fácil, fue duro, tal vez demasiado. Pero por fin ese señor con barba blanca y con gorro rojo, me dejo el mejor regalo de mi vida. Un 24 de diciembre a las 16:00 la Navidad volvió a tener significado para mí.

Hace tiempo, un 24 de diciembre perdí las ganas de vivir las Navidad. Pero un 24 de diciembre de 2007, Lita mi niña con sus 4 Kg me ha devuelto la alegría.


Madre y niña están bien, y el padre más feliz que un xilusin (eso si con babero propio)
Pronto el último post de una luz, una esperanza con el final de la historia, foto incluida

miércoles, 19 de diciembre de 2007

La espera

Pasan los minutos, las horas, los días y continúo esperando.

Una larga espera, una dura espera.

Los días van cayendo, se acerca el momento, pero no aparece, no acaba de girar la esquina.

En el calendario una fecha, marcada con un circulo rojo, una fecha posible, podía ser antes, podrá ser después. Cuando sea el momento llegará.

Mientras tanto, solo me queda ir mirando el reloj y viendo como pasan los minutos. Como van cayendo los granos de arena poco a poco. Como la vida va desgranandose lentamente.

Solo me queda esperar.


Larga espera, la fecha en el calendario: el 19 de diciembre ...

jueves, 29 de noviembre de 2007

Una luz, una esperanza (IX)

Como hemos llegado hasta aquí


Lita,
nuestra amada luz,
¿sabes?

Nuestra vida se empieza a llenar de tus destellos. Allá donde miramos vemos un brillo que te pertenece. Estás empezando a iluminar con fuerza nuestra vida como jamás habíamos pensado.

Nuestro hogar, poco a poco, se ha llenado de tu presencia, te podemos sentir en él. No sabemos como, ni por qué, pero brilla de una forma diferente. Tus destellos se han ido extendiendo por él, tomando posesión, muy lentamente, iluminandolo.

Primero fue en un armario, un estante todo tuyo. Luego llegaron tus fotos, cosas que te pertenecían, y finalmente una habitación mudo su color, sus muebles, su atmósfera.

Casi podemos tocarte, casi estás a nuestro lado, y los nervios empiezan a aflorar: ¿Estaremos preparados? ¿Sabremos cuidar de nuestra luz?

Nuestro hogar ha cambiado, nuestra vida a cambiado, y aun no estás con nosotros. ¿Estaremos listos para el temblor que se avecina en nuestra vida?.

Lita, te esperamos. Y no seas muy dura con nosotros si al principio nos cuesta mantener el equilibrio en ese temblor.


Sabéis que es estar abrazado a Ella, mi amor, en la cama, vientre contra vientre y sentir como se mueve Lita entre nosotros, sentir como algo acaricia mi vientre. Creo que pocos momentos me hacen tan feliz.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Un cristal


- Dime Xiluso, ¿has oído alguna vez el cuento de caperucita?
- Si, cuando era muy pequeño.
- ¿Tu crees que el lobo era malo?
- Claro, se comió a la niña

- Y eso, ¿como lo sabes?

- Bueno, lo dice el cuento, la gente.

- Ya... ¿y el lobo que dice?

- mmm... ¿importa
?

- Tal vez, podríamos preguntarle..
.

Con mi mentor tuvimos centenares de conversaciones, unas dulces, otras duras, y algunas, como esta, que me levantaban dolor de cabeza.

La anterior conversación volvió a mi mente no hace mucho, en una fría tarde en un bar, delante de un café y, como tiene que ser, en buena compañía.
Apareció en medio de una de esas charlas intranscendentes, simples, en las que acabas salvando el mundo.

Era una discusión sin más, sobre lo bonito que es el mundo y lo malas que son algunas personas. Esas personas, pobres lobos, a los que no les dábamos derecho a palabra y conocíamos su versión de los hechos.

Y es que muchas veces creemos poseer la verdad absoluta, tenerla en nuestras manos, pero realmente no nos damos cuenta de que tenemos solo media verdad nos falta la otra media, la de ellas, la del lobo.

Nadie pregunto nunca lo que pasó al lobo, y si fue todo un error, y si la historia que nos llega es una perversión de lo que verdad pasó.
Muchas veces condenamos a las personas al más duro infierno, si darles el derecho a palabra, sin conocer su versión. Simplemente son malos y ya está. Es fácil acusar, pero muy difícil escuchar.
Posiblemente, no cambiaremos de opinión, pero escuchemos y a lo mejor no seremos tan duros.

- Xiluso, te gusta la poesía
- Un poco
- Pues sabes, como dijo un poeta en el viejo siglo XIX

"En este mundo traidor
nada es verdad ni es mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira."

Con estas palabras os dejo, palabras para una tarde de invierno, para meditarlas con un café, chocolate, te o la infusión que más os guste, también vale un caldo. El tema alcohol lo dejamos para otro momento, aunque si alguien quiere pues todo suyo.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Una luz, una esperanza (VIII)

Como hemos llegado hasta aquí



una mano,
una manita,
una manaza...

Cinco dedos, cinco semanas, se pueden contar con una mano. Lita una mano nos separa, cuando caigan sus dedos estarás con nosotros.

Hace poco nos han desvelado parte de tus secretos, nos hemos adentrado en tu casa, y te hemos visto, a ti, a nuestra luz.

Te hemos visto a través de esas pantallas negras que tienen los médicos, esas pantallas que nos quitan el poder imaginar como seras, esas pantallas negras que nos tranquilizan al poder ver que estás bien.

Nos han dicho que eres grande y que vienes con prisas por salir. Lita, si todo va bien, la próxima vez que te veamos estarás en nuestros brazos.

Cada vez eres más real.

Poco a poco, te has ido haciendo un hueco en nuestra casa, y sin darnos cuenta ya formas parte de ella.

Mientras escribo esto te vuelves a hacer presente, a mi lado una barriga bota de manera escandalosa, Lita ya se que estas allí, una manita golpea mientra otra, la de tu madre reposa sobre su vientre, tu casa.

Una mano, la mano de Ella.
una manita, Lita por supuesto.
Una manaza, la mía que osa escribir esta historia.



Ya falta poco y los nervios se disparán, el més que viene, como pasa el tiempo

jueves, 8 de noviembre de 2007

Una idea

Ahí están, han cruzado fugazmente mi mente, como cintas de colores que expande el viento en todas las direcciones. Pero hay una que destaca entre las otras. Una pequeña e inquieta idea.

Cuando he querido dirigir mi atención hacia ella, traviesa, ha saltado impidiendo que la cogiera.

He seguido con mi trabajo, pero a media mañana aprovechando un descuido mío, ha vuelto, si ella la misma idea, pero ahora no tan pequeña. Intento centrarme en ella pero, ops... , ha vuelto a desaparecer. Parece ser que hoy, tenemos una idea con muchas ganas de jugar.

Se ha marchado, pero no me ha dejado tranquilo. Me preparo por si vuelve a aparecer, esta vez no pienso dejarla escapar.

¡Eps! ... mírala, Ahí está .
¡Hey! la tengo, si aquí entre tecla y tecla, está acorralada.

La veo intranquila, pero mi sonrisa le tranquiliza, se deja llevar por mis manos, yo me dejo llevar por ella, pronto somos uno, y un cuento, un pequeño cuento va tomando cuerpo dentro de mi.

El cuento, poco a poco, crece dentro de mi y empieza a fluir por mis dedos, las teclas con su repiqueteo van dibujando un escrito, tal vez más real que cuento, pero eso en este blog es difícil de saber, la diferencia entre la realidad y la fantasía es difícil de ver :P

Después de una semana dura, aquí estoy con el trabajo acumulado. Por un lado tengo ese cuento creciendo dentro de mi, pero por el otro tengo noticias muy frescas de Lita, mi luz, mi futura hija. No se que poner, ¿a vosotra/os que os parece? (hala, ya me hago el interesante :P)

miércoles, 24 de octubre de 2007

Un día de viaje


Después de una noche de viaje, un amanecer.

Un amanecer en una tierra extraña, el Sol lanza sus primeros rayos sobre las montañas, hasta hace poco amenazadoras, que van tomando una tonalidad roja que suaviza su ferocidad. Lentamente el Sol ilumina una tierra, un paisaje que desprende una amabilidad que nos invita a salir a recorrerlo.

Un viaje, nuestro viaje, nuestro último viaje pero a la vez el primero.

Estamos delante de nuestro último viaje, un viaje de despedida de nuestra vida pasada, de todos aquellos viajes que hemos hechos juntos, compartiendo momentos, disfrutando de los paisajes en pareja, los dos solos.

Un último viaje que se convierte en el primero, estamos solos, pero ella, Lita esta presente en todo momento, con sus movimientos, sus patadas.

Estamos solos sin estarlo.

Así empieza nuestro viaje, nuestro último viaje en solitario, nuestro primer viaje como padres.

El límite de donde empieza una cosa, de donde acaba la otra se difumina, y cada vez cuesta más de diferenciar.

Nuestra vida ya ha cambiado, y nunca volverá a ser igual.

La tierra extraña deja de ser extraña, se vuelve amable a cada paso que damos.


Fueron tres maravillosos días, recorriendo la provincia de Cáceres descubriendo los huellas que han ido dejando los siglos, disfrutando de nuestra pareja de tres.

jueves, 18 de octubre de 2007

Una noche de viaje

Las once de la noche, en un autocar medio vacío.

Fuera, en la negra oscuridad, solo se distinguen las luces de posición de los coches formando una serpiente rojiza que marca nuestro destino. Las horas del viaje, ya muchas, van cayendo sobre nuestras espaldas.

Dentro unas voces, murmullos, marcando un ritmo pausado, invitan a dormir.

A mi lado Ella, con Lita en su interior, duerme mientras su mano derecha reposa sobre su vientre protegiendo su precioso contenido.

Yo, mirando por la ventana, veo pasar el tiempo. Mi mirada perdida observa a la serpiente que nos guía, mi mente libre de ataduras se pierde en su laberinto de recuerdos.

Una melodía llega a mí, sale del laberinto, una melodía que me trae imágenes de un futuro que ha de llegar.

Poco a poco, me vence el sueño. Mi vista se nubla, duermo confiando en que la serpiente nos conduzca a nuestro destino. Esperando a que lleguen las horas de la mañana ...


Por supuesto habrá un día de viaje, cuando salga el sol, por cierto no nos pasamos :P

jueves, 11 de octubre de 2007

La llegada


"Ahí, al final de la calle, ya llega."

No podía evitar los nervios por su llegada, venía con un poco de retraso, pero ahí estaba.

Hace un año lo vi partir por esta misma calle, con su maleta, su traje de colores ocres, su cabello despeinado por el aire.

Le vi partir ligero de equipaje, tan ligero como llegaba. Ese aire nostálgico que siempre había tenido, lo rodeaba.

Su visión despertaba en mí sensaciones de tristeza, me sentía cansado, aletargado. Mi cuerpo pedía entrar en un estado de hibernación que no se podía permitir.

A su alrededor el tiempo parecía detenerse, las cosas se volvían más lentas. Todo parecía prepararse para irse a dormir.

Aun así, estaba alegre de que llegase.

Este año su llegada era especial, muy especial, marcaba el inicio de la última etapa de un viaje, un viaje iniciado hace ya largo tiempo.

Pero no era momento de pensar en eso, intente despertar mi cuerpo, me puse mi mejor sonrisa y decidido abrí la ventana, dejando que el aire frío llenase mi cuarto, deje que se llenase de los olores que traía.

Lo salude desde la ventana y claramente le dije

Hola otoño


Acompáñame en la última etapa de mi viaje, y cuando partas, espero que lleves a lo largo del mundo la buena nueva de la llegada de Lita.

viernes, 5 de octubre de 2007

La sala de espejos

Hace tiempo, tal vez demasiado, fui con mi mentor a una feria, estábamos de fiesta mayor y se había instalado una en el barrio.

Siempre me han gustado las ferias, respiran un ambiente festivo, se siente como palpitan con la alegría de sus luces y colores. Su olor dulzón, ese olor a comida, ese olor que me remite a mi más tierna infancia.

Ese día fuimos a una atracción curiosa, que el tiempo y las modas la han dejado en el olvido, fuimos a la sala de los mil espejos.

La atracción era muy simple, un laberinto muy pequeño, sus paredes eran espejos que devolvían tu figura repetida hasta el infinito. Si una atracción muy tonta de la cual saque una de las lecciones más importantes de mi vida.

- "¿Que ves?", me pregunto mi mentor, una vez dentro.
- "Mi imagen, mi imagen reflejada muchas veces".
- "¿Pero todos los reflejos son iguales?", me volvió a preguntar.
- "No", dije firmemente.

Mi imagen se repetía en varios espejos, en algunos era idéntica a mí pero en otros cambiaba, se deformaba.

- “Observa bien”, dijo mi mentor, “y podrás ver todas las personalidades que tienes”.

Mi mentor me explicó que dentro de cada uno podemos encontrar mil reflejos de la persona que somos, tantos como en esa sala. Todos esos reflejos definen lo que somos. Y como en la sala de espejos dentro nuestros hay reflejos serios, divertidos, alegres, algunos tristes, pero también hay algunos grotescos, y otros oscuros que esperan su oportunidad para salir.

No es fácil, pero durante nuestra vida hemos de mantener el equilibrio entre todos esos reflejos, cada vez será uno el dominante. Es una tarea compleja el hacer que cada reflejo tenga su momento, y sobre todo el evitar que algunos reflejos no lo tengan nunca.

Así es mi vida, un equilibrio de mis reflejos, por ahora parece que mantengo bien el equilibrio, espero no tropezar.

Últimamente he ido a la sala de espejos, y entre todos he visto un reflejo nuevo, van y vienen, son así.

Este reflejo esta creciendo y parece que quiere imponerse a los otros, tener su momento. Le he mirado a los ojos y me ha transmitido seguridad, cariño, una mirada parecida a la de mi padre cuando era pequeño...

Quien sabe si será el reflejo de mi nueva etapa, creo que a mi me gustaría ;-)

viernes, 28 de septiembre de 2007

Una luz, una esperanza (VII)

Como hemos llegado hasta aquí



El silencio envuelve a la noche, a mi lado, en la cama, duerme Ella, mi amor. Rodeo su delicado vientre con mi brazo.

Los dos fusionados en un hermoso sueño, descansamos, cogiendo fuerza para el día que se acerca.

De repente un golpe me despierta, un golpe bajo mi brazo.

Una voz a mi lado: ¿Lo has notado?

El golpe se repite, no hay duda.

Nuestra luz se hace presente, allá en su morada se mueve y golpea.

Nuestra habichuela nos da señales de su presencia, esta allí, estamos allí los tres juntos.

Un momento único ha pasado, una noche mágica que no será la última.

Lita, nos vemos dentro de 10 semanas.


Por cierto, tema menos prosaico, me duele la cabeza de ver modelos de cochecitos .... ¿Por que hay tantos? ...

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Futuro ...

Me concedieron un deseo, una gracia, ... una maldición.

Se me concedió la oportunidad de ver mi futuro, de ver que seria de mí. Lo acepte ilusionado, esperanzado.

Lo que vi no me gusto, fue horrible.

"Solo es el futuro, y se puede cambiar", pensé.

Ya se acerca el tiempo del futuro que vi y todo indica que mi destino no cambiara.

Intenté hacer cosas para cambiarlo, pero cada movimiento solo hacia que acercarme a él.

Ahora pienso en todo lo que he hecho para intentar cambiarlo, cosas que tal vez nunca hubiera hecho. Amigos que deje.

Ahora pienso que si todo lo que hice no fueron sino pasos para llegar a ese futuro maldito.

Mirando hacia atrás creo que mi primer error fue querer ver mi futuro, mi posible futuro, ya que en ese momento se convirtió en mi único futuro. Marco mis pasos.

Lo que hice para evitarlo me aboco a él. El saber se convirtio en mi perdición.

Mejor no haberlo conocido y tal vez habria acabado de otra forma, no hubieses dados esos pasos malditos ...


Algunos dicen que el destino ya esta escrito desde que nacemos, que nada podemos hacer por cambiarlo. Afortunadamente no soy de esos algunos.
Luna llena, te espero el 26

lunes, 10 de septiembre de 2007

Una luz, una esperanza (VI)

Como hemos llegado hasta aquí





1, 2, 3 ...

3er trimestre




Sin darnos cuenta, sin saber como, nos hemos metido de lleno en la última etapa de este viaje.

Tres meses, un número mágico, tres meses para que seamos tres.

Un buen momento para hacer una pausa y tomar fuerzas para encarar el final del viaje.

Un pequeño descanso, un instante para echar la vista atrás y ver el camino recorrido, nuestro guisante, nuestra habichuela, nuestra futura princesa ha pasado ha ser una diminuta luz, casi intangible, a dar unas patadas con fuerza para mostrarnos que esta aquí con ganas, muchas ganas, de vivir.

Se acercan los momentos de las prisas, ¿estará todo preparado?, se acercan lo momentos de las dudas, ¿podremos con esta nueva, maravillosa tarea?.

Pero ahora no es momento de dudar, la pausa se acaba, hemos de continuar nuestro viaje. Con la certeza de que lo haremos tan bien como sepamos, e incluso mejor.

Tomamos el camino con fuerza, con una gran alegría, por que sabemos que ella, nuestra niña, nos espera al final de este camino.

martes, 4 de septiembre de 2007

La partida

Ya era hora de marcharse, su tiempo había pasado.

Lentamente, con calma, hacia sus maletas, recogiendo sus cosas, sus recuerdos. Habían sido varios meses y se habían acumulado muchas cosas.

Le veía como iba siguiendo la liturgia de cada año, como poco a poco su vieja maleta, compañera de tantos viajes, se iba llenando.

Un pensamiento triste cruzo mi mente, no quería que se fuese, quería que se quedase conmigo, mi vida sin él se oscurecería. Mis días cada vez serían más cortos.

Se que su ausencia despojaría de calidez a mi vida. Sin él, el frío volvería a mí.

"Clac", cerró su maleta. Sin decir nada la cogió y salió por la puerta.

Una promesa en el aire decía que nos volveríamos a ver el año que viene, mi corazón arde de deseo de que así sea.

Desde la ventana vi como se alejaba.

"Era su hora de marchar y se fue con las primeras lluvias de septiembre"

Solo pude decir ...

Adiós verano !!.



Cuando vuelvas, espero presentarte a una nueva luz que habrá en mi vida.

miércoles, 29 de agosto de 2007

Mis teclas

Aquí estoy, delante de la pantalla aporreando a unas pobres teclas que no tienen nada que ver con lo que me pasa, o ¿tal vez sí?

“Escribo.... no... borro, Vuelvo a escribir. Cierro el fichero. Vuelvo a empezar. No, no me gusta lo que escribo. Lo vuelvo a borrar.”

Llevo unos días que empiezo a escribir y, a las pocas las líneas, lo dejo. No me gusta lo que veo. Lo que empiezo con un gran interés se va desliendo poco a poco al repicar las teclas.

Tal vez ellas, las teclas, no se han enterado de que las vacaciones se acaban y en un intento de prolongar el verano se niegan a trabajar, a proporcionarme esa chispa que sale cuando escribo con ellas, tal vez si escribo sobre ellas las despierte, despierte su interés y me ayuden a hacer algo útil.

“Tal vez consiga escribir algo nuevo, algo interesante.”

Pero no, hoy tampoco es mi día. Las teclas no cooperan. Mis dedos intentan
Motivarlas con movimientos rápidos, buscando una combinación de teclas que las emociones, pero no consiguen nada.

“Que le vamos hacer, espero que mañana se me de mejor, se les de mejor a ellas.”

Bueno falta poco para el inicio del curso laboral, espero que los primeros frescos de septiembre las despierten.

"Tengo tanto que decir... perdón, escribir..."




Por cierto esta noche en la que hay Luna Llena, acudiremos a ti los tres, tengo que presentarte ha alguien nuevo en mi vida, Ella, Yo y nuestra habichuela que ya da patadas. Ya os explicaré lo que me cuente. Por cierto ErMoya me dejaste un regalo y no lo he olvidado. Estoy en ello.

viernes, 10 de agosto de 2007

La aventura de morir


Había llegado al final del sendero, delante de él se abría un precipicio, detrás suyo una lengua de lava avanzaba hacia su posición devorando el camino por el que había venido. Si se quedaba allí moriría seguro, pero la opción que le quedaba no era mejor.

Observo las paredes del precipicio, demasiado lisas para bajar por ellas.

Sus opciones se resumían en saltar o esperar a la lava. Nunca había sido persona de no hacer nada así que sin pensárselo dos veces salto.

Mientras caía, hizo un repaso de como había llegado hasta allí. Había valido la pena no se arrepentía de nada.

El suelo se iba acercando.

Tenia claro que se encaminaba a una muerte segura. Por encima de él vio como la lava había llegado al precipicio y se desbordaba por él.

Sonrío, había conseguido unos segundos más de vida.

Una frase le vino a la cabeza: "morir debe ser una gran aventura". ¿Donde la había oído?. No, ¿donde la había leído? ... “Las aventuras de Peter Pan”. Lastima que no tuviese una Campanilla para que lo hiciese volar.

Si seria una gran aventura, allí estaba él delante de su destino. Dueño de su destino al haber podido elegir.

El suelo, ya a pocos metros, se acercaba ...


La aventura de morir empieza cuando nacemos, es nuestra mayor aventura y dura toda una vida.

jueves, 2 de agosto de 2007

Una luz, una esperanza (V)

Como hemos llegado hasta aquí


20 semanas,
20
hojas de una margarita deshojada ...

Hemos llegado a la mitad, nuestra habichuela poco a poco va creciendo en el interior de ella, haciéndose sitio, preparándose para venir a este mundo.


20 semanas faltan, una eternidad.
20 semanas pasadas, un instante.

Es curioso como él tiempo se dilata. Parece que fue ayer, cuando hacia el primer post de esta serie, parece que fue ayer cuando con temores iniciábamos este camino. Ayer ..., pero el mañana, en diciembre, se ve lejos, muy lejos.

Lita, así la/le llamamos, diminutivo de habichuela, Lita va creciendo poco a poco a su ritmo, absorta/o de nuestros temores, de nuestros deseos, de nuestras alegrías. Su corazón ya late con fuerza, sus manos crecen, su nariz respingona apunta al cielo con firmeza.

Lita, queremos que pronto estés con nosotros, en diciembre. Un mes que era triste para mí, en Navidad una época que me deprimía. En el una vida se fue, ahora llega otra.

Lita, nuestra luz, te esperamos.


He descubierto una nueva sensación, el poder abrazar a las dos personas que más quiero a la vez, poner mis manos rodeando su vientre.

lunes, 30 de julio de 2007

Un poco de luz


Poco a poco, y con la pala de mi navaja suiza, he ido sacándome las piedras que me cayeron en mi anterior post :P.

Con tranquilidad y a mi ritmo, he ido poco a poco sacándome el peso de encima, y por fin aquí estoy.

Y para hacerme perdonar mi ausencia aquí os dejo un cuento (no es mió, lástima) que marca una de las líneas que sigue mi vida, espero que os guste:



El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar mi vieja granja, acababa de finalizar su primer día de trabajo, su cortadora eléctrica se había dañado y le había hecho perder dos horas de su trabajo. Después de repararla, un corte de electricidad le hizo perder dos horas más. Tratando de recuperar el tiempo perdido sufrió la rotura de dos hojas de su sierra. Resumiendo no fue su mejor día, pero para rematarlo su antiguo camión se negaba a arrancar.

Le dije que no se preocupase, que le acompañaría a casa sin ningún problema.

Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia.

Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Al entrar en su casa, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara sonreía plenamente. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta el auto. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo visto cuando entramos.

- "ese es mi árbol de los problemas", contestó.

- "Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero hay algo que es seguro: los problemas no pertenecen a mi casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego. Luego a la mañana los recojo otra vez, Lo divertido es...-dijo sonriendo- que cuando salgo a la mañana a recogerlos, ni remotamente encuentro tantos como los que recuerdo haber dejado la noche anterior".

Tienes un problema ...
si tiene solución, ¿para qué te vas preocupar?, solo tienes que aplicarla.
si no tiene solución, ¿para qué te vas preocupar?, no hay remedio.


Yo en vez de un árbol tengo mi buzón de los problemas, lo abro y allí los dejo antes de subir a mi piso.

viernes, 6 de julio de 2007

Aplastado


Estaba feliz, deambulando por mi vida cual mariposa alegre, cuando una montaña no muy grande pero si muy pesada me cayo encima.

Cayó duramente sobre mis hombros, dejándome enterrado.

Y aquí estoy, en lo más hondo de la montaña, colapsado, lejos de la luz.

Pero siendo fiel a mi criterio de lentitud, de dejar pasar la vida, no me he preocupado. Simplemente he sacado la cuchara que lleva mi navaja suiza (todos tenemos un pasado :P) y con tranquilidad me he puesto a excavar. Lento pero sin pausa, y parece que el trabajo da su resultado (he aparecido por aquí :P).

Espero volver pronto a la normalidad, o al menos que el móvil tenga cobertura para ser más comunicativo :P

Así que mientras tanto ...

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡ay, Dios!...
Cuando lo manda el destino, no lo cambia ni el más bravo,
si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos....

Para que llorar si puedes reir ;)

viernes, 22 de junio de 2007

El muro

Estoy cerca, a tu lado, pero a la vez muy lejos.

Te veo enfrente de mí, con mis ojos, podría tocarte. Pero una barrera, un muro infranqueable nos separa.

Tu voz llega a mí, tus dulces palabras acarician mi mente. Querría alargar mi mano y tocarte, pero ese muro sigue ahí.


¿Podrás esperar a que lo atraviese? ¿Tendré valor para atravesarlo?

Hoy ya no puedo. Me quedo aquí resignado lejos de ti, pero irónicamente tan cerca.

Me voy, me voy a recluirme a mi pozo. Algún día tendré el valor para atravesar el muro, me miento a mí mismo.

De repente una mano cálida se pone sobre la mía. Levanto los ojos y me sonríes. El muro ha desaparecido, la barrera infranqueable se ha convertido en un camino a seguir.

Que tonto fui, que tonto habría sido al irme.

¿ Por que vemos muros donde no hay?. ¿ Por que no confiamos en nosotros mismos ?


Una vez mi mentor me dijo que para conseguir algo sólo tienes que estirar el brazo, tal vez no lo consigas, pero al menos no te quedará la duda de que hubiese pasado.

lunes, 18 de junio de 2007

Esclavo de su corazón


Se creía dueño de sí mismo, dueño de su vida. Él la gobernaba con mano dura, con pulso firme marcando el rumbo a seguir.

Se consideraba libre de hacer lo que quisiera.

Un día, delante de él, apareció en el firmamento una estrella que ilumino su vida, la estrella aparecía noche tras noche acompañando su camino. Al ser libre "eligió" dejar de vivir de día para vivir en la noche con ella, no quería perderse ni un momento.

Pero una noche oscura, una negra noche, una noche de tormenta ella no acudió a su cita en el cielo, el cielo estaba negro y él desorientado no supo que hacer. Donde estaba su estrella. Decepcionado, amparado en su libertad, volvió a vivir de día no quería volver a verla, abandonaría la noche para siempre.

Él, libre, decidía lo que iba a hacer en cada momento, era dueño de sí mismo.

Hasta que un día, alguien, un viejo amigo (o tal vez no) le enseño una foto del cielo de la playa en la noche. Y la vio, allí estaba su estrella, noto que algo le faltaba recordó viejos tiempos y aprendió una amarga lección.

"Nunca se tiene la libertad de amar o de dejar de amar"

Estamos atados a los caprichos de nuestro pequeño corazón.

Pero tengamos presente, que aunque caprichoso, siempre está abierto a nuevas etapas cuando las viejas acabán. Dejemos que vaya a su ritmo y acompañemos su paso

viernes, 8 de junio de 2007

Una luz, una esperanza (IV)

Como hemos llegado hasta aquí


Hoy sin palabras


Esta imagen lo dice todo, aquí tenéis la luz que guía nuestro camino, aquí tenéis a nuestra esperanza. Aquí tenéis el resultado de nuestro amor.

miércoles, 30 de mayo de 2007

Lento ...


Siempre el mundo habia ido más rápido que él, por mucho que lo intentaba no conseguia llegar a las cosas.


Todo iba más deprisa.


Las cosas se le acumulaban, el trabajo se convertia en una montaña díficil de escalar.

Su desesperación era grande, pero solo duraba un segundo.

Él tranquilo, a su paso, empezaba su camino, lento pero seguro. Llegaba a lo que podia, y a lo que no podia, no dudaba en pedir ayuda.

Iba a su ritmo, con las prioridades bien claras.

Tenia una vida por delante.

Su filosofia era fácil:

"Que el mundo corre más, sin problema, ya me esperará en la cima"

Hace tiempo alguién le enseño que era mucho más importante el camino que no la meta. Alguién con quien compartia su camino desde hace tiempo. Alguién que le enseño que ir lento no era un problema.

Muchas veces queremos llegar a todo, poder con todo y "todo" se nos merienda. Aprendamos a compartir nuestro camino.



Ya hay fecha oficial para el gran evento de diciembre: el 20 ... como se retrase vaya regalo de Navidad más chulo que tendremos, por ahora a esperar.

miércoles, 23 de mayo de 2007

Oscuro

Un bar, unos amigos,
una charla sobre lo último que habíamos leído.

Una sorpresa: '¿Sabes que tienes la mente oscura?'

Y yo sorprendido pregunto: '¿por qué?'

'Mira los títulos de tus tres últimos libros!'


Y yo, inocente, los miro:
            • El oscuro pasajero

            • Un dulce sabor a muerte

            • El libro del juicio final


Tal vez tiene razón, algo oscuro se remueve dentro de mí

Tendré que consultarlo con la luna

lunes, 14 de mayo de 2007

Una luz una esperanza (III)

el cámino hasta aquí


9
semanas de esperanza



La luz titila, esta allí y esta viva.

Parece que el hecho de mirarla, nos emboba, nos atonta, pero que tontería más feliz que corre en nuestras vidas.

Se acerca el momento del anuncio público, no sé que pasara, lo que sí se es que nuestras vidas ya han cambiado para siempre.


Tenéis que ver lo tonta que se te queda la cara al ver un guisante en una pantalla codificada y sentir de fondo un putum-putum que va muy rápido. Quien me ha visto y quien me ve :P

Esto continuará y preparaos, como no, para un gran final en diciembre (cuanto queda aún).

jueves, 10 de mayo de 2007

Experimento

Mi cuerpo esta descompensado, el corazón va a su ritmo, la sangre golpea con fuerza dentro de mis venas.

Los sabios doctores me observan, saben que me pasa pero no tienen muy claro como solucionarlo. Una prueba, un medicamento nuevo, aumenta la dosis, quita este, pon aquel.

El corazón sigue a su ritmo, la sangre sigue golpeando con fuerza dentro de las venas. Pero ahora las piernas sedientas acumulan agua, no vamos bien.

Duermo poco y mal, esto empeora la cosa. La solución de los sabios: una pastilla para dormir, que fácil.

Me niego en redondo, estoy harto de pastillas. Están jugando conmigo, aunque no sea esta su intención.

Me siento como un gran experimento, nadie sabe porque me pasa lo que me pasa, y las soluciones son de manual. Se olvidán del conjunto: Yo

Hay momentos en que lo tiraría todo por la borda, algo me lo impide, Ella en el horizonte sonriendo para mí.


Hoy es su cumpleaños, un día feliz para Ella, un día feliz para mí. Un día como hoy nació mi gran amor.

jueves, 3 de mayo de 2007

¿Que suerte tienes?

Eso me repetía muchas veces mi mentor, cuando me quejaba de mis problemas, a esas edades no entendía a que se refería. Solo tenia mis problemas que para mí ya eran importantes.

Con el tiempo y la experiencia llegue a entenderle, la mayoría de mis problemas podían ser simples caprichos para una gran cantidad de gente.

Hace poco cayo en mis manos un libro, un pequeño pero interesante libro:

"Si el mundo fuera una aldea de cien personas"

Supongo que te sonará, el origen de este libro es un e-mail que ha dado la vuelta al mundo. Parte de la idea de que si redujésemos la población de la Tierra a una aldea de 100 personas, ¿Qué aspecto tendría?

Un ejemplo de los datos seria
  • 80 vivirían en chabolas o infraviviendas.
  • 67 adultos vivirían en la aldea y la mitad de ellos serían analfabetos.
  • 50 pasarían hambre.
  • 33 no tendrían acceso a agua potable.
  • 24 no tendrían electricidad. De los 76 que tienen electricidad la mayoría la usaría para tener luz de noche.
  • En la aldea habría 42 radios, 24 televisiones, 14 teléfonos y 7 ordenadores (pero alguna gente tendría más de una de estas cosas).
  • 7 tendrían un automóvil (alguno más de uno).
  • 5 personas tendrían el 32% de la aldea y serían de USA.
  • Las 33 personas más pobres solo recibirían el 3% de los ingresos de la aldea.

Y si esto le añadimos un poco de demagogia...

... si quieres saber cómo eres de rico, introduce tus ganancias anuales en globalrichlist.com donde podrás conocer cuánta gente hay más rica y más pobre que tú.

Ahora reconozco que he tenido suerte, la suerte de estar donde estoy y haber podido acceder a cosas que en otros sitios serian un sueño.

Puedo tener mis problemas, pueden ser serios, pero me los miro de otra forma.

Por cierto me alegro de estar entre los 30 adultos que saben leer y escribir sino, ahora, no podría estar haciendo esto.

Curiosidad si quereis ver el libro en formato de video, aquí lo teneis

miércoles, 25 de abril de 2007

Una gran verdad


Un cuento curioso que me explicó mi mentor, una noche bajo la luna:

"Un día, un gran sabio prometió a su discípulo que le haría una gran revelación.

Una que no podría encontrar en ninguno de los libros que recogían la sabiduría humana.


El discípulo, impaciente, le pidió al sabio que cumpliese su promesa lo antes posible, el sabio le ordeno:


- Sal fuera, ponte bajo la lluvia y quédate con los brazos abiertos y la cabeza mirando al cielo. Así de esta forma obtendrás la revelación.


Al día siguiente, el discípulo, con un pequeño resfriado, fue a buscar a su maestro para informarle:

- Maestro, seguí vuestro consejo y me empape hasta lo más profundo de mis huesos. Me sentí como un perfecto idiota.

- Muy bien - dijo el sabio - para ser el primer día creo que es una gran revelación, ¿ no te parece ?"


Solo cuando nos damos cuenta de nuestra insignificancia, podemos llegar a hacer grandes cosas.

jueves, 19 de abril de 2007

Una luz, una esperanza (II)




Días de calvario,
días de tristeza,
días de esperanza





La luz ya esta encendida, y aunque pequeña, alumbra nuestra vida como nunca nos hubiéramos imaginado.

La esperanza llena nuestro corazón, y nos hace entrever una nueva etapa de nuestra vida tanto individual como de pareja.

Es prematuro para anunciarlo a los cuatro vientos, aun falta recorrer un largo camino, pero no es prematuro para explicaros lo felices que están nuestros corazones.

jueves, 12 de abril de 2007

Una luz, una esperanza




   Días de calvario,
   días de tristeza,
   días de esperanza





Ha costado mucho traer la lámpara, el aceite, la mecha. Con mucho cuidado, con la delicadeza más absoluta se han ido montando las piezas una a una.

Todo se ha preparado para poder encender una luz. Una luz que ilumine nuestras vidas.

Con la lámpara ya montada, con mucho cuidado y una gran esperanza, los dos juntos, Ella y yo, hemos cogido la mecha y la hemos encendido.

No ha sido fácil, se apagaba, pero parece ser que por fin ha encendido. Entre la oscuridad se pude ver un pequeño rayo de luz. Un rayo de luz que empieza a iluminar nuestras vidas. Todavía es débil, todavía puede apagarse, pero por nosotros no quedará.

Aun queda un largo camino, y en nuestro corazón esta el deseo de que la luz brille en toda su plenitud.

Todavía es pronto para decirlo, pero el primer paso ya esta hecho.

martes, 10 de abril de 2007

Desvanecerse


Su figura imponente resaltaba en el horizonte, en la lejanía su figura parecía dura, abrupta, distante. En la proximidad una calidez envolvía su espíritu. La ternura se reflejaba en sus ojos.

Era único, irrepetible, como lo somos todos en este mundo.

Su empatía era grande, no dejaba indiferente a nadie, pero de pronto ocurrió, sin saber como, un día frío su calidez empezó a abandonarle. Su figura se empezó a desdibujar en el horizonte.

Su cuerpo, antaño imponente, se veía débil, su carácter duro se volvió blando. Nadie diría nunca que se encontraba ante la misma persona.

Poco a poco su figura se volvió borrosa, casi se podía ver a través suyo, lanzó una última sonrisa al aire, una sonrisa agridulce y sin más desapareció, se desvaneció en el aire como si nunca hubiese existido.

El lugar que ocupó se veía vacío sin rastro alguno de él.

viernes, 30 de marzo de 2007

Tirar lastre


¡Aire!”.

Me ahogaba, ya no podía más.




Mis piernas ya no respondían. Había corrido hasta quedarme sin resuello, tenia el corazón a punto de explotar.

Toda aquella carrera no había servido para nada, podía ver como delante mí la vida seguía corriendo y se alejaba.

Me era imposible seguir su ritmo, durante mi carrera había cogido demasiado peso, demasiadas cosas. Mi equipaje, ligero al principio de la carrera, se había tornado pesado y lastraba mi paso.

Solo tenia una opción: si quería volver a la carrera, si quería continuar a buen paso, tenia que tirar lastre, tenia que dejar parte de mi equipaje.

Grave decisión, lo único que sabia es que no podía continuar con todo, tenia que dejar algo pero no sabia que.

Fue una dura decisión primero intente eliminar las cosas superfluas, pero poco peso aligere. Finalmente saque algunas cosas importantes para mí, que llevaban mucho tiempo conmigo, que tuvieron su momento pero que ya no podía con ellas.

Poco a poco aligere el equipaje, con menos peso mi paso fue más rápido y pude ver como volvía a alcanzar la vida y ponerme a su nivel. Contento pero a la vez triste por el recuerdo de lo dejado en el camino cosas que tal vez no volvería a encontrar pero que al menos llevaba en mi corazón.

Mirando al frente continué mi camino, a la luz de la Luna

jueves, 22 de marzo de 2007

Vivir

Últimamente pienso mucho en lo que me queda por vivir, en lo que he vivido, y lo que me falta. Y con estos pensamientos me ha venido a la mente una charla que tuve una vez con mi mentor:

"Coge ese metro - me dijo mi mentor - y tráelo aquí"

Lo extendió sobre la mesa:

"Si este metro representa lo que puedo vivir, 100 años, ahora iría por aquí"

y señalo un número por sobre de los 50,

"Y lo que faltaría, siendo optimista, seria lo que me queda por vivir Acércate, y pon tu dedo en los años que tienes"

Le hice caso, mi dedo se situó encima de los 15.

"Ves la distancia que té queda por vivir es grande en comparación con la mía"

No sé por que me sentí animado, mis años sólo ocupaban una pequeña parte del metro había vivido poco y faltaba mucho para llegar al final, la euforia duro solo unos instantes cuando me di cuenta lo poco que le quedaba de vida a mi mentor en comparación con la mía. Le mire a la cara, y vi que me miraba sonriente.

"¿Que pensando en lo poco que me queda de vida?"

Un rubor subió a mi cara, no sabia por que, pero siempre mis pensamientos habían sido transparentes para él.

"No te preocupes por lo que me queda, preocúpate solo por lo que a ti te falta para llegar a donde yo he llegado, y procura llegar lo orgulloso que yo he llegado".

Siempre miramos que la vida se acaba, se termina, pero nunca vemos todo lo que hemos vivido. Por cierto ya falta menos para llegar hasta donde él llego.

Me puso el listón muy alto.

viernes, 16 de marzo de 2007

El latido

Un latido lento, rítmico,
mi corazón que resuena en mi cabeza.

Un sonido débil, que va perdiendo fuerza, va espaciándose poco a poco.
Siento que la vida se me escapa, fluye lejos de mí.
Mi entorno vital se acelera mientras yo, poco a poco, me voy volviendo más lento.

Una afonía se apodera de mi corazón, no lo escucho. ¿Esta ahí?. Siento que se apaga poco a poco.
Veo mi pozo más cerca, y tengo ganas de volver a él.

No todo esta perdido, hay un camino, una salida.
Espero que Ella, mi caramelo mentolado, recupere mí corazón de su afonía.

Espero que vuelva con fuerza.

miércoles, 14 de marzo de 2007

Un triste espectador


El cine, el patio de butacas. Una pantalla iluminada donde pasan una película, tus ojos ven, tu cerebro procesa pero todo se queda ahí.

Te emocionas, té indignas, chillas. Pero no puedes hacer nada más, eres un simple espectador y allí estas impotente sin poder intervenir en lo que ves.

Un simple e impotente espectador, que se convierte en un triste espectador cuando lo que tienes delante no es ficción si no la vida que pasa delante de ti.

Quieres intervenir pero ya no depende de ti, no puedes hacer nada, eres un espectador. Solo miras y esperas que todo pase, rezas a quien sea o en quien creas, te gustaría que todo acabase bien, pero la razón te dice lo contrario, no siempre hay finales felices.

En poco tiempo, he vivido demasiadas películas como espectador, no quiero ver más, pero se que no puedo elegir.

Afortunadamente, todas han acabado bien - por ahora -, si estuviera en un cine saldría y no volvería a entrar nunca más. Pero la vida no te permite dejar su sala, sigues allí.

Siempre tienes el consuelo de una bolsa de palomitas.

martes, 6 de marzo de 2007

Eclipse

Faltaba poco, la hora de nuestra cita llegaba. Estaba muy nervioso. Después de tanto tiempo por fin. Los dos solos. Ella me esperaba en la playa.

Hacia tiempo que nos veíamos, cada mes, de manera esporádica, pero esta noche iba a ser nuestra noche. Él vendría a mí.

Allí estaba, radiante, su luz iluminaba mi camino. Estaba, como siempre, bellísima. Fui directo a ella.

Acudió puntual, lo aguardaba, ansiosa, con ganas de explicar todo lo que había visto, con ganas de hablar. Hablar para él.

La noche había empezado, allí estábamos los dos, ella explicándome sus historias, yo atento escuchándola. De pronto una mirada se cruzó entre los dos, una mirada que equivalía a un mundo, una sombra se cruzo por sus ojos, un momento de turbación.

Creo que lo sobrepase, su mirada extraña me hablaba de sus sentimientos, me sentí inquieta. Me ofusque, que había pasado.

Su mirada se oscureció, su brillo empezó a apagarse, ¿había hecho algo que no debía?. Un momento de pánico cruzó entre los dos.

Le vi nervioso, no quería asustarle, la tristeza me inundo, mi mirada se oscureció, ¿saldría corriendo?

No sabia que hacer, ¿irme, quedarme? Dudaba y ella cada vez más oscura. Decidí quedarme nuestra amistad lo valía.

No se fue se quedo allí, su presencia me dio fuerzas, nuestra relación seguía. Cogí toda mi fuerza y un brillo cruzó mi cara.

La oscuridad en su rostro empezó a marchar, las sombras retrocedían. Su brillo volvía a llenar la playa. Fue una noche maravillosa.

Quedamos para vernos otra vez, el mes que viene, con más cosas que explicarnos. Nuestra amistad seguiría presente.



Espero que disfrutaseis tanto del eclipse como yo.

viernes, 23 de febrero de 2007

Una mano...



... una vida que descubrir.
... un afecto que recoger.
... un mundo que recorrer.


Poder tocar su mano, poder reseguir sus líneas, saborear su calor, notar su suavidad con las yemas de mis dedos.


Entrelazar nuestros dedos después de ese momento especial.
Cogerla fuerte para superar las situaciones más duras.
Jugar con ella en momentos íntimos.


Una mano, su mano. Un mundo, mi vida.
Mi afecto, su afecto, y nuestro amor por encima de todo.



Pronto mi amiga, la luna, vendrá vergonzosa, con la cara velada durante unos instantes para mostrarnos luego su esplendor, se acerca la luna llena y con ella un bonito eclipse.

viernes, 16 de febrero de 2007

¿ Verdad o mentira ?


Si lees bien mi blog, si aguantas suficiente :D, no queda muy claro que se refleja en él. La temática es difusa y no se centra en nada. A veces vienen cuentos, otras veces gritos angustiados, reflexiones que no reflexionan, momentos (o no) de mi vida.

No queda nada claro si me lo estoy inventando todo o explico vivencias reales.

Si miras mis posts, una duda sale: ¿que trolas me explican aquí?. Pero que cuentos que me explica. Y lo curioso, mira mis cuentos, son todo menos cuentos, así que vamos bien.

¿Pero son verdad o mentira? me dirás, y disimuladamente haré un mutis por el foro y la pregunta quedaría en el aire a la espera de tiempos mejores.

Realmente he sufrido lo que digo, he montado en bicicleta, o me gusta la luna o todo es una ficción recreada por mi perversa mente ?. (Son perversos mis post ?)

Si te tengo que responder te diría que no lo sé, o tal vez sí. No se si has visto la película Big Fish de Tim Burton, pero creo que me identifica mucho.

Pero yendo al grano, que podemos decir de mis posts. Son verdad en cuanto reflejan mi estado de animo, no son cuentos, historias aleatorias o que me gusten si no que son letras, letras que describen mis sentimientos del momento, pero son mentira en tanto que no reflejan la verdad fielmente la maquillan, la disfrazan.

Llegado aquí -si has llegado :D, que ya es merito- solo puedo decirte, que si unes todos mis post, podrás llegar a tener una buena imagen de mi persona.


No pienses que me olvidado de las memorias del amargado, pero dentro de mí esto ha cogido prioridad, soy así anárquico, que le vamos a hacer.

lunes, 12 de febrero de 2007

El arte de amargarse la vida (I)

Memorias de un amargado. Los inicios







"Lo re
conozco soy un amargado", el primer paso para solucionar un problema es reconocer que lo tienes, si no para que lo quieres solucionar. Por eso decidí de acudir a las reuniones de amargados anónimos a explicar mi caso.

Quería dejar de ser un limón y aquí estaba.

Después de duros años de trabajo, había decidido echarme un poco de azúcar, dejaría de ser un amargado.

Tenéis que saber que ser un amargado no es fácil se requiere mucha practica, muchos años de preparación y sobre todo estudiar bastante. No, no es fácil. Y naturalmente, solo serás el mejor si aparte de amargarte a ti mismo consigues amargar la vida de los que te quieren, de tus amigos, de la gente de tu alrededor.

Cuando consigues tener tu propia comunidad limón ya tienes el Cum Laude. Yo he estado a punto de conseguirlo, pero hoy he decidido abandonarlo todo.

Recuerdo mis inicios en esta, ahora, malograda carrera, tenia 6 años, vi a mis amigos por el balcón jugando, baje escopeteado por la escalera y salí por el portal en el momento en que pasaban corriendo, dije "Hola" y obtuve una respuesta de un canijo como yo: "Tu no juegas!!", y yo, naturalmente obediente, no jugué, era igual que fuesen más de diez y solo hubiese hablado el pequeño, me subí a casa llorando y no volví a bajar en toda la semana mientras me comía el coco de que ya no tenía amigos. No lo sabia pero acaba de matricularme en el cursillo de iniciación del amargado y había recibido mi primer limón y no fue el último.

En breve vinieron las artimañas para ponerme siempre en contra a todos mis amigos, claro como TODOS me tenían manía, no fue difícil.

Y no hablemos de mis pobres padres, no sabían el monstruo filial que se les venia encima,

Continuará...

miércoles, 7 de febrero de 2007

Despues de la tormenta ...

... llega la calma

La tormenta ha sido dura, fuertes vientos han arreciado, el barco a estado a punto de zozobrar, las velas rasgadas nos dejaban a merced de las olas. Pero como siempre pasa, si consigues sobrevivir, la tormenta acabo, paso, se fue.

Y a pesar de la destrucción que ha dejado a su paso, en el cielo luce un radiante Sol, que dará paso a una hermosa noche de estrellas con el cielo limpio y claro.

La tranquilidad del momento, el sufrimiento que hemos pasado estos días, nos hacen merecedores de un pequeño descanso, no muy grande que la vida sigue y hemos de seguir adornándola a nuestro gusto.

Sabemos que puede llegar otra tormenta, que todos nuestros adornos se pueden ir por la borda, pero y lo bien que lo habremos pasado poniéndolos ...


Hay momentos en que todo parece perdido, pero son solo eso momentos, afortunadamente la vida no es solo un momento.


Todo fue bien, y Ella me sigue acompañando en mi camino, tras los pasos de la Luna

lunes, 5 de febrero de 2007

No tan solo

Cuando estaba solo, nada temía, me enfrentaba a mil peligros, me lanzaba a conquistar el mundo sin miedo, sin responsabilidades. Solo era yo, yo contra el mundo y si el mundo no me quería, me importaba bien poco. Él se lo perdía. Era el único dueño de mi destino.

Pero cuando mi corazón se llenó, algo cambio. Me enfrentaba a mil peligros, me lanzaba a conquistar el mundo, pero tenia miedo, no por mí, si no un miedo egoísta, un miedo a que mi corazón se desbordase y volviese a quedar vacío.

Cuando Ella me encontró, cambié, mi amor debilitó mi valentía, empecé a sentir miedo, a sentir miedo por perderla, no por que se fuera, era libre de irse, si no por que le pasase algo. Miedo de saber que podría irse de este mundo.

Si, lo reconozco, tengo miedo de lanzarme a tumba abierta con mi bicicleta por esa bajada, miedo por lo que le pueda pasar.

Una sala de espera, un momento de incertidumbre, un hospital, ... que pequeño, indefenso e inútil me sentí. Que momento de debilidad, pero que gran momento, en él me di cuenta de lo afortunado que soy.

Pero eso doy gracias por mi debilidad, doy gracias por tener mi corazón lleno a rebosar, doy gracias por tenerla conmigo, por seguir compartiendo esta vida con ella, y si he de dejar mi bicicleta y bajar andando, me es igual mientras Ella siga a mi lado.



Gracias a todos por vuestro apoyo.

viernes, 2 de febrero de 2007

SOLO

Una cena rápida y fría, en la mesa una vela me ilumina, su tenue luz reproduce el paisaje que se mueve en mi corazón.
De fondo, en la televisión algo suena, no me importa, solo sirve para romper el silencio.

Estoy solo, por primera vez en mucho tiempo, Ella no está. Siento que algo me falta, la casa se me hace enorme.

Separados, yo aquí, Ella lejos, durmiendo en una cama blanca, rodeada de gente, enfermeras que viene y van por los pasillos.

Tengo que dormir, pero no puedo. Me obligo a dormir, solo, necesito dormir. Mañana tengo que aguantar, tengo que tener mi mejor cara cuando la vea. Tengo que darle mi mejor sonrisa, tengo que transmitirle tranquilidad, se que tiene miedo y es lo único que puedo hacer, animarla.

Mañana seré un simple espectador, sólo podre ver como pasa la vida, sin poder intervenir, sólo me queda esperar. Una espera dura larga y que no deseo a nadie.

Mañana aprenderé que a la vida no la puedes controlar, es ella la que te controla a ti, tu tan solo la puedes adornar.

Solo...

lunes, 29 de enero de 2007

Mirar atrás

Estaba sobre dos ruedas, preparado, sin casco, por que en esa época no se estilaba, tenia los nervios a flor de piel.

Un empujón, la bicicleta empezó a moverse, intentaba aguantar el equilibrio, pedaleaba. Cuando de repente una voz a mis espaldas dijo: Sobretodo, no mires atrás!. Me gire para mirar quien lo decía. Un arbusto se puso en mi camino, y todavía no tengo muy claro quien acabó peor, si él o yo.

Este fue mi primer intento y casi último de montar en bicicleta. Después de esa han venido muchas caídas pero seguro que no por mirar hacia atrás.

Ese día aprendí una gran lección sobre la vida, aunque era muy pequeño para saberlo.

Vivir es como ir en bicicleta, cuando estás en marcha, no es bueno mirar atrás, puedes tropezar y caer. Haz de ir con la vista al frente para ir viendo lo que te depara camino y poder manejar tu bicicleta.

Solo hay unos pequeños momentos en los que se permite mirar atrás. Cuando necesitas hacer un descanso, cuándo llegas a un mirador, cuando te paras. Entonces es momento de ver lo que has recorrido hacer un repaso de lo que se ha hecho y partir de él volver a ponerse en marcha con nuevas fuerzas.


La semana que viene es luna llena, un buen momento para parar la bici y ver el camino que llevo hecho. También un buen momento para hablar con mi vieja amiga.

Es curioso que el día que hay luna llena, será un día que necesitare un gran apoyo moral, es curioso que esa noche que pasaré solo - Ella estará lejos de mí - mi amiga se acerque a verme. Coincidencias que tiene la vida, tal vez.

martes, 23 de enero de 2007

La feria


Siempre recordaba haber vivido en la calle, 10 años intentando sobrevivir, una infancia perdida.

Y ahora aquellas personas que querían ayudarle, hacia ya un mes que habían aparecido. Y encima le venían con esta sorpresa:

"Mañana entrarían en la feria, y esas personas habían conseguido que la feria de la Ciudad les diese un ticket para que montasen en la atracción que quisieran"

No se lo podía creer. Durante la noche no pudo dormir, los nervios no le dejaban, la feria!.

Siempre la había visto como un lugar mágico pero nunca le habían dejado entrar, no tenía dinero. Pero mañana!

Se levanto pronto y corriendo fue al lugar donde habían quedado con esas personas, él y otros compañeros suyos de calle. Se dirigieron a la entrada de la feria, y allí le dieron el ticket que le permitiría subir en la atracción que quisiera. Tenia todo el día para elegir.

Había una montaña rusa, tío-vivos, caballitos, los autochoques. Sus amigos fueron eligiendo y fueron subiendo en las atracciones que elegía

El no se decidía, a que atracción podría subir, todas le parecían fantásticas, todas eran mágicas. Pasaba el día y seguía sin subir a ninguna.

Acabo el día y el no subió a ninguna atracción, prefirió quedarse con el ticket, quiso quedarse con la ilusión de que podía haber subido a lo que hubiese querido. La ilusión de poder elegir.

Tonto dirán algunos, se quedo sin nada dirán otros, pero realmente, lo verdaderamente bueno, lo guardo en su corazón.

jueves, 18 de enero de 2007

El cruce de caminos

Había llegado hasta allí, el camino no había sido fácil. Pero ahora tenia ante él una encrucijada, podía elegir entre dos caminos a seguir.

Una duda le asalto... ¿Por cual seguiría? Tenia que tomar una decisión y no parecía fácil.

Se tomo un momento para meditar. El viaje había sido duro, tuvo que enfrentarse a graves problemas, conoció a gente por el camino, perdió a amigos, pero siguió su dura senda, valiente sin mirar atrás, recto sin dudar. Sin hacer nunca marcha atrás. En ningún momento su paso tembló, fue firme, en ningún momento pensó en retroceder.

Creía que lo más duro ya había pasado.

Pero ahora allí estaba, delante de él dos caminos le invitaban a seguirlos, los dos sinuosos, los dos prometedores de nueva emociones. Se dio cuenta de que había llegado el peor momento de su viaje.

Una sensación extraña, nueva para él le invadió: tenia miedo!!.

Un miedo atroz le asalto cuando se puso a pensar que camino tenia que escoger. La duda se apodero de él, no podía escoger.

Tenia miedo, pero no miedo a lo que le pudiese deparar el camino si no que tenia miedo por que el elegir un camino implicaba abandonar el otro y dejar de conocer todas las cosas que le podía aportar, las personas que podría encontrar.

El miedo le venció y por primera vez en su vida decidió retroceder, volver atrás con una gran tristeza en su alma.

Ante la imposibilidad de elegir, decidió quedarse con lo que tenia, perdiendo no una sino dos posibles vidas.

martes, 16 de enero de 2007

Vacío


Hay momentos en los que me siento vacío, sin nada dentro mí, sin nada que aportar a esta vida, sin nada que expresar.

Miro en mi interior y no veo nada, soy como una gran cáscara vacía que antaño contenía cosas que podrían haber sido importantes, cosas que tal vez valían la pena, pero que ya se fueron.

En esos momentos mi presencia se difumina hasta llegar a desaparecer, mi existencia deja de tener sentido y me gustaría ser olvidado.

Pero justo antes de desaparecer, solo tengo que levantar los ojos, mirarla a Ella, su sonrisa y si busco bien, puedo ver en mi interior una pequeña luz, reflejo de la suya que me llena y fortalece.

Vuelvo a estar lleno, el periodo Navideño ha pasado y la vida me sonríe, allá vamos.

jueves, 11 de enero de 2007

Cáete !!


Suéltate de la barra, deja de agarrarte decia Mi Mentor.

Cáete, vuelve a caerte, date un buen golpe, nada de protecciones, nada de colchones.
Y cuando estés en el suelo, dolorid@, maltrech@ maldiciendo al mundo por tu suerte, no te regodees, levántate con ese orgullo que tenemos. Alza la mirada y continua.

Si te ayudan deja que te ayuden, levantarse sol@ a veces no es fácil y una mano viene bien, pero una vez levantad@ suelta la mano vuelve a caminar pero sin barra, sin agarrarte.

Cáete...

Nuestro mayor logro no está en no haber caído nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.

lunes, 8 de enero de 2007

El regalo de Reyes


Me estoy despertando lentamente, mi mente empieza a cruzar esa línea difusa que nos separa el mundo del sueño de la realidad. Recuerdos de la noche pasada vienen a mi mente, de esa noche especial. Hoy es el día de Reyes, y anoche fue su noche.

La noche de Reyes, esa noche mágica, maravillosa que siempre se apodera de mí. Esa noche que hace salir el niño que no quiere crecer que se esconde dentro de mí. Ese niño que establece su reinado nocturno en esta noche. Es su noche.

Ese niño que como cada año fue con toda la ilusión del mundo a ver la cabalgata de Reyes, cabalgata mágica y espectacular, que se puede esperar de los ojos de un niño.

Esa visita a la Feria de Reyes llena de juguetes, sus luces, su olor a churros y su chocolate caliente. El chocolate ... chocolate caliente, que te ayudaba a seguir en la fría noche.

Esos nervios al irte a la cama pensando que me traerán los reyes, o lo que es peor y si no pasan ....

Una sonrisa cruzó mi cara, es hora de levantarse, poco a poco fui abriendo los ojos, ¿estaría allí mi regalo?. La poca luz que entraba por el balcón me deslumbro. Mis ojos se fueron acostumbrando poco a poco, gire mi cabeza a un lado y ...

si! estaba ahí!!

A mi lado durmiendo tranquilamente estaba Ella, el mejor regalo que podía tener este día reyes despertarme a su lado, dentro de poco Ella también se despertará, y ilusionada se levantará a ver que nos han traído los Reyes. Y con una gran sonrisa volverá con ellos a la cama. Esa sonrisa que me iluminará para todo el día, esa sonrisa que nunca me cansaré de ver, esa sonrisa de niña traviesa que nunca a roto un plato.

Esa sonrisa que me recuerda lo mucho que le amo. Esa sonrisa que me recuerda lo mucho que me ama.

Mi mejor regalo, su sonrisa en la mañana de Reyes.

martes, 2 de enero de 2007

Se fue


Una caída, una triste y maldita caída la víspera de Navidad. No parecía ser nada hasta que el dolor fue en aumento y no se podía mover.

La única solución fue acudir a urgencias al Hospital, era nochebuena y pocos servicios médicos había, un hospital curioso lugar donde depositamos nuestras esperanzas en los peores momentos.

Paso la nochebuena en una sala blanca, la familia a unos metros, separados por una fría pared, esperaba saber de su destino. Era la primera que pasaba sin su familia, rodeada de extraños.

Todo fueron buenas palabras, no es nada algo rutinario, se pondrá bien, ahora la trasladaremos a planta, palabras de esperanza que reconfortaban.

Solo había un obstáculo, una simple operación, un clavo que poner en una pierna, algo fácil y rápido. No había de representar ningún problema, tal vez que tendría que llevar bastón el resto de su vida.

La operación se retrasó por culpa de una infección, mientras tanto su mente se iba yendo, poco a poco, presagiando lo que iba a venir.

Dos días después, llegó la operación, no fue rápida, salió dormida, aparentemente tranquila, lo que nadie sabía es que no volvería a despertar. La operación le causo un coma. Perdió demasiada sangre. No fue fácil.

Fueron unos días de locura, sufrimiento, estar pendientes de un teléfono.

El 31 de diciembre acabo el año, y con el se fue ella, para no volver más.

Mi último recuerdo, decirle hasta mañana mientras le ataba un brazo a la cama para que no se arrancase la sonda. Sus palabras en medio del desvarió: no me ates.

No pudimos volver a decirnos nada más.

La ironía: con su marcha consiguió lo que hacia tiempo que no pasaba, reunió a la familia a su alrededor, lo que no pudo tener en vida lo tuvo ahora. Tarde pero lo tuvo:

Reunió a la familia en Navidad.


La navidad me entristece, ya falta poco, espero salir de otra, y no acabar devorado por mis pensamientos.

El miércoles es luna llena, me refugiaré en sus brazos.